viernes, diciembre 15, 2017

PESIMIENTOS (pensamientos pesimistas que, paradójicamente, podrían solucionar cosas)

Buenos Aires, aún mística entre sus tragedias.


Posteado originalmente en Facebook un día después de los eventos del 14 de diciembre


Ayer, por primera vez en muchos años, tuve un pensamiento nefasto... ¿y si el destino de Argentina fuera, simplemente, seguir así por los próximos cientos de años?
Porque a principios de los 70, cuando en los tachos de basura de Buenos Aires, solamente, había comida para dar de comer a 2 Argentinas más, me hubieran dicho lo que iba a seguir... pues no lo hubiera creído jamás.

Semejante país resplandeciente, aunque ya habían existido peronistas y militares; tremendo país poderoso, educado, optimista... y que venga alguien y me diga: "se vienen 50 años de caída libre".

Y no, no le creés.

Pero... y si esto es lo que el Destino tiene guardado para el país de los ríos gigantes, de las altas montañas y las llanuras interminables???

Nunca pensamos en esa posibilidad. Todos creemos que algún día algo pasará y Argentina retornará a su edad de oro, donde otros Gardeles cantarán en otras Corrientes y Racing volverá a ser campeón mundial con un golazo.

Algo mágico, por supuesto. Por laburo no; mágico tiene que ser.

De alguna forma parece que hemos descartado la posibilidad de que todos estamos tratando de arreglar un país que, por diseño, historia, circunstancias... lo que sea, no va a salir nunca del estadio del ir-venir-contravenir-recontravenir político y las eternas manifestaciones.

¿Y si tomáramos en cuenta esa posibilidad?

Podríamos acomodarnos, ya sin la carga de la esperanza, a un país donde la corrupción y las tormentas políticas son parte inevitable de su ser, incluso una atracción turística más, como el mate, el tango, las cataratas y el fútbol.

Desde esa resignación podríamos decir a los gobernantes: "fracasarán en sus propósitos".
Decirle a los gremialistas: "seguirán siendo las verdaderas vacas sagradas".
A los trabajadores: "se vienen tiempos difíciles".
A los empresarios e inversionistas: "ni se les ocurra venir aquí"

Porque desde hace 50 años eso es una certeza. Si tomáramos en serio esa posibilidad, si dejáramos de pensar que por el solo hecho de nacer o vivir en tan maravilloso país nos merecemos todo, que nos tienen que dar todo servidito cuando a nuestro alrededor otros millones se agolpan mirándonos vivir en medio de tierras fértiles, con una larga lista de bendiciones... quizás entonces tomemos en serio lo que está pasando en el mundo.

No tenemos idea, gente.
Vemos mucha TV, mucha Internet, mucho webeo pero no tenemos idea de lo que está pasando realmente. No estamos pisando el pasto de las naciones porque nos quedan lejos.

Siento que el argentino está parado sobre oro en polvo, pero no quiere agacharse a recogerlo, mientras alrededor del mundo suceden cosas como que los koreanos del sur van a llegar a Marte en una nave Samsung a pesar de los ataques nucleares del gordito norkoreano, y como que cuando Africa llegue a 4.000 millones van a cruzar el Atlántico rumbo a la Boca en latitas de sardina, gente, a ver!!!!

¿No se puede llegar a un acuerdo tipo: ALLÁ tenemos que ir, y aunque cambien los gobiernos, no desviemos más, aguantemos las tormentas, respetemos las reglas, nos mantengamos firmes en la ruta a ver si llegamos a algún lado, a algún puerto firme por fin y así dejamos de girar en el remolino eterno del no saber si vamos pa Caracas o pa Miami???

Disculpen.
Es que estoy como supongo que están ustedes también.
Salut.


jueves, diciembre 14, 2017

Política y compasión



En un grupo vegano se armó una discusión política, y como suele suceder en estos casos, terminó con personas que se fueron o que las fueron.
Escribí esto:




Es evidente que la división entre izquierda y derecha se impone por sobre veg y no veg.
Es más profundo eso que la lucha por los derechos animales?
En España hay un partido, PACMA, que evita pronunciarse sobre ninguna otra cuestión que no sean los derechos animales sabiendo, probablemente, que una discusión sobre orientación política tiene el poder de causar una división interna insalvable.

El veganismo tiene dos vertientes confluentes: la salud y el bienestar animal. Las dos cosas son verdaderas, y al ser verdaderas, carecen de contradicción entre sí.
No sucede lo mismo con la política. En la política, como en religión, hay cosas que vemos y cosas que no vemos. Lo que nos resulta evidente puede que para otros sea totalmente invisible, y al revés. La discusión adquiere, entonces, una alta dosis de subjetividad. Rellenamos con nuestras suposiciones los huecos de nuestros conocimientos. Y ahí comienza la guerra de una suposición contra otra.

Quizás estaría bueno comprender este hecho, el hecho de que las personas pueden tener ideas confusas pero al mismo tiempo, un corazón compasivo.
Y todos sabemos que las ideas pueden cambiar, pero los corazones... eso sí que es mucho más difícil de cambiar.
Todos hemos visto personas que han cambiado totalmente sus puntos de vista, pero ¿cuántos conocemos que cambiaron de no compasivos a compasivos, por ej?

¿Acaso nosotros mismos no hemos cambiado radicalmente algún que otro punto de vista incluso en el curso de una mera discusión?
Pero no podemos decir lo mismo de la compasión. Esa es una marca de nacimiento y evoluciona con la lentitud de las montañas.

Cuando yo me encuentro con alguien compasivo tengo extrema paciencia con sus puntos de vista, por más diferentes que sean a los míos, porque considero que lo más importante está a salvo y que las ideas son, comparado con eso, superficiales y cambiantes.




Discusiones posteriores

SK: derecha e izquierda no son simplemente dos ideologías políticas opuestas, son dos formas de concebir la realidad, la sociedad y a los demás. Si debe quedar fuera del ámbito del veganismo la esclavización y maltrato a animales humanos, ese es un tema a debatir

Marcial: concuerdo en que las ideologías de derecha e izquierda son sólo manifestaciones de una constitución interna, de tipos de personalidad, pero igualmente, desde mi punto de vista, ser compasivo o no serlo es aún más profundo que esa constitución genética.
No creo que deba quedar afuera el maltrato animal / humano al hablar de veganismo, no los veo como dos cosas separadas, no sé si ambos tienen sentido sin el otro.
Lo que hay que definir son los límites. Hay veganos que consideran a la miel como producto de explotación y sufrimiento animal, y otros que montan a caballo, etc.

Entre los animalistas el problema de dónde termina el "trato" y comienza el "maltrato" es un tema más bien simple comparado con las discusiones sobre maltrato humano.
Aquí es donde entramos en terreno cenagoso. La persona de derecha verá al gobierno de Macri y de Rajoy como democráticos, pero la izquierda los verá como dictadura, y ambos pondrán sus pruebas y contrapruebas para avalar sus ideas.

Pero vuelvo a insistir... si de verdad tenés un corazón compasivo hacia los animales, al discutir con alguien de ideología política opuesta, esto último te importa poco, porque lo otro es muy, muy pesado. Tenés esa base de agradecimiento por lo que hace y sobre eso discutís. Es muy diferente a cuando discutís con alguien contrario a tu ideología y que encima no tiene el factor compasivo.



lunes, diciembre 11, 2017

Comentarios sobre liberalismo, colectivismo y occidente


La escuela "Shibumi",  un intento destacable
de construir una escuela Krishnamurti,
posible gracias a la gran libertad educativa existente en la India.



Partes de diálogos en Facebook:

Hay una ilusión importante: la meta final es la cooperación espontánea y no la competencia entre las personas, pero se cree erróneamente que las ideologías colectivistas te acercan a eso. Nada más lejos de la realidad, porque el espíritu de colaboración debe surgir del individuo en forma espontánea, mientras que las ideologías colectivistas ejercen poder sobre el individuo a fin de que éste sea un "nuevo ser humano" a la fuerza.

Una contradicción total: le sacan libertad a fin de que sea creativo y generoso.

En cambio el liberalismo lo deja suelto. En ese ejercicio de responsabilidad los que tropiezan son muchos, lo que tienta al desprotegido a buscar la protección del colectivismo. Pero eventualmente incluso la persona que tropieza desprotegida va aprendiendo cosas valiosas: la importancia de estar sin poderes superiores encima, lo esencial que resulta la creatividad, la diferencia entre colaboración espontánea y forzada.

Es decir, las cosas no son como parecen: la competencia capitalista no es el mensaje principal del liberalismo; su particularidad reside en que los individuos queden libres y responsables de sí mismos, mientras que los diversos colectivismos ejercen una protección aparente del individuo en primera instancia, pero en realidad terminan siendo una losa sobre su libertad y sobre el surgimiento del espíritu creativo de la colaboración espontánea.

Todo esto se ha visto hasta el cansancio en la historia reciente, pero también en la antigua; podemos hacer nuestras investigaciones libremente. Y parece ser que este resurgimiento del liberalismo en el mundo proviene precisamente de la facilidad con que la información se ha puesto a disposición de todos: nunca nos ha sido tan transparente ver el resultado de los diferentes sistemas socio-económicos.

(...)

Todas las escuelas Krishnamurti están en sistemas liberales. En la India hay cientos de escuelas K que son iniciativas privadas, sin ningún apoyo del estado, porque ellos son muy libres para todo lo relacionado con lo espiritual.
No vas a encontrar escuelas K en países musulmanes, ni comunistas ni fascistas.

(...)

La elección termina siendo entre:

1) quiero ser protegido dando a cambio parte de mi libertad
2) quiero mi libertad, aunque quede desprotegido.

Las dos cosas: protegido y libre, no se da en ningún lugar del mundo porque no hay países tan ricos como para brindar seguridad total a todos sus habitantes, hagan éstos lo que hagan.
Bueno... en realidad sí existe esa opción: los populistas. Pero no duran demasiado, siempre van a la quiebra en 10 años aprox.

(...)

Creo que Occidente en general es la única opción que existe que garantiza las libertades individuales suficientes para el florecimiento de una nueva sociedad "trans-capitalista", liberal en el sentido ya no ideológico. Y sus grandes enemigos son, precisamente, los demás sistemas que apuntan a su destrucción: comunismo, fascismo, islamismo, entre los principales.
La evolución espiritual, como lo llamas, Guillermo, sólo puede darse con total libertad en Occidente, aun con las fallas que apunta Sergio.

Este punto es CLAVE comprenderlo bien.

Es un deber moral defender a Occidente.





jueves, noviembre 16, 2017

Creerse más que los franceses


Es extraño que tantos argentinos sigan sin darse cuenta de lo que está pasando en el mundo, respecto a lo económico,y cómo eso repercute en las medidas que está tomando el gobierno de Macri en Argentina.

Hagamos un intento más de explicarlo de otra manera, más simplota, a ver si funciona para mis amigos que aún siguen preguntándose cómo pueden haber tantos "globoludos" en este mundo y que sigan ganando las elecciones a pesar de que "todo está tan negro".

Hace años, en 2003, vine por primera vez a Barcelona. Conocí a un hippie argentino que andaba aventureando por muchos lugares hacía ya varios años. Me dijo una frase que no olvidé:

- Los argentinos se creen la gran vaina, pero los franceses SON la gran vaina.

Y me puse a mirar bien a los franceses: muy trabajadores y muy preparados, impecables en lo que hacen, con un equilibrio formidable entre el trabajo y los placeres de la vida.
Efectivamente, hay diferencia: tenemos algo que aprender de ellos, punto.

A ver, los argentinos están muy malacostumbrados. Han tenido un pasado de bienaventuranza económica que no han olvidado, seguido por un estado superprotector que, aún con intentos tímidos de volverse un país más liberal, subsistió a lo largo de todos estos años.

Y digo malacostumbrados porque que te paguen todo, como pasó alguna vez, es imposible hoy día. En los años 50 quizás todavia era viable durante algún tiempo, pero ahora hay miles de millones de bocas más que quieren comer que en aquel entonces.

Y esas bocas están dispuestas a hacer lo que sea para comer. En particular, los asiáticos hacen muchísimo y son famosos por ello ("trabajan como chinos", "hacen todo perfecto como japoneses")
Si trabajáramos tanto y tan bien como ellos, no diríamos estas cosas. Pero no, no lo hacemos, entonces nos sorprenden.

Otra frase que escuché por Europa provino de un alemán que había crecido en varios países latinos:

"La diferencia es que los españoles trabajan para vivir, y los alemanes viven para trabajar" (por supuesto, personalmente prefiero trabajar para vivir, lo otro es inhumano)

Ahora bien, esto es lo normal en todo el norte de Europa. El clima frío tiene mucho que ver: si sos vago no sobrevivís, entonces tenés que trabajar y prepararte mucho más que si tuviste la suerte de nacer en alguna playita soleada.

Pero la superpoblación también afecta a los orientales y nórdicos, y por lo tanto, la competencia global por sobrevivir se ha vuelto frenética: encima de que hay que competir con otros occidentales que te hablan 3-4 idiomas casi nativamente y coleccionan títulos universitarios, ahí están los orientales que desconocen la palabra "vacaciones" y los africanos que te regalan la mano de obra si instalás una fábrica en sus países.

Y todos trabajan como bestias en anfetas.

En este contexto Argentina y otros países latinoamericanos tienen mucho que perder porque siguen con la costumbre de que el estado debe darte todo sin que vos tengas que hacer demasiado, algo que, a estas alturas, es un privilegio costosísimo y escaso a nivel global.

Concretamente: sos empleado de una multinacional y te dicen: "haga un análisis de países donde instalar una fábrica que necesitará 1000 obreros. Será una inversión fuerte".
Comenzás a buscar y te toca revisar Argentina... veamos lo que encontrás:

- Gremios fuertes, corruptos y rebeldes
- Además, esa corrupción a diestra y siniestra
- Inestabilidad social, política y económica
- Calificación promedio del trabajador: normalito

Luego vas a otro pais, supongamos Chile, y encontrás que supera a Argentina en todos esos items:

- gremios saneados
- poca corrupción
- estabilidad general
- mejor calificación promedio del trabajador (medido por gasto en educación)

Seamos sinceros... ¿cuántos de ustedes sacarían la cara por Argentina delante de los jefes, y arriesgarían ese capital en Argentina, teniendo a Chile al lado y en otras partes mano de obra más barata, sin tantas leyes laborales, con una población más trabajadora y preparada?

Y así es cómo las fábricas que podrían ir a Argentina terminan en Camboya. Y ojo que esto también se aplica al resto de países occidentales!!!

No somos sinceros con los hechos, entonces no podemos explicarnos la realidad que nos rodea y nos ponemos a patalear por un biberón que está siendo tironeado por montones de bebés hambrientos de todo el mundo.

Y mientras acusamos a "los grandes capitales que nos quieren hundir"... la Tierra sigue andando a 180 bebés por minuto.


Originalmente posteado en Facebook







lunes, octubre 30, 2017

Un texto de Krishnamurti donde resume a lo esencial toda su vida



Pregunta: ¿Puede usted decirnos cómo ha llegado a este grado de comprensión?

Krishnamurti: Me temo que tomaría mucho tiempo y puede resultar muy personal. Primero que nada, señores, yo no soy un filósofo, no soy un estudiante de filosofía. Pienso que uno que es meramente un estudiante de filosofía, ya está muerto. Pero he vivido con toda clase de personas y he sido educado, como tal vez sepan, para desempeñar cierta función, cierto cargo. Y eso, nuevamente, significa “explotador”. También fui el jefe de una organización tremenda creada en todo el mundo para propósitos espirituales; y vi la falsedad de eso, porque uno no puede guiar a los hombres hacia la verdad. Sólo puede tornarlos inteligentes por medio de la educación, lo cual nada tiene que ver con los sacerdotes y sus medios de explotación, las ceremonias. De modo que disolví esa organización; y, viviendo con la gente y no teniendo una idea fija acerca de la vida ni una mente atada a un trasfondo tradicional, empecé a descubrir lo que, para mí, es la verdad y es la verdad para todos: una vida que uno pueda vivir sanamente, cuerdamente, humanamente; una vida no basada en la explotación, sino en las necesidades. Sé lo que necesito, y eso no es mucho; por lo tanto, si para ello trabajo cavando en un jardín o hablando o escribiendo, eso no tiene gran importancia. Primero que nada, tiene que haber un gran descontento, un gran cuestionamiento, infelicidad; y muy pocas personas en el mundo, cuando están descontentas, desean acentuar ese descontento, pasar por él a fin de descubrir. Por lo general, desean lo opuesto. Si están descontentas, desean la felicidad, mientras que yo -si se me permite ser personal- no deseaba lo opuesto. Deseaba descubrir; y así, paulatinamente, a través de diversos cuestionamientos y de una continua fricción, llegué a realizar eso que uno puede llamar la verdad o Dios. Espero haber contestado la pregunta.



domingo, octubre 22, 2017

El bondadoso, cuando es usado por el malvado, cambia su energía



De un diálogo:

Clau:
Eso te podría contar también.
La única vez que fui a una manifestación con el lado "conserva " de Córdoba me dio tanta vergüenza ajena pero tanta: desde el lenguaje que usaban hasta las cosas que decían y la forma en que lo hacían, que me volví a mi casa apenas sentí esa vibra fría del odio visceral. Cosa muy difícil de sentir en otras manifestaciones más populares. donde se vive clima de camaradería de ser todos una gran familia.


Marcial:
Sé de lo que estás hablando, tanto en uno como en otro grupo. Armando Clavier solía decir que prefería pasar cerca de un lugar donde los albañiles estuvieran haciendo un asado antes que entrar a un ascensor con cierta gente perfumada, rica. Que lo que éstos emanaban a niveles sutiles era mucho peor que el mal olor de los albañiles.
Ese sentimiento cálido y contagioso de la gente más pobre es una característica esencial de ellos.
Pero ahí está el tema, justamente: vemos que tienen esa receptividad o hasta bondad... pero no siempre tienen la mente clara. Y vienen los políticos, por ej, y terminan usándolos para sus fines.
Los ricos, paralelamente con su desagradable aura de autoimportancia, suelen estar mucho mejor informados en todo sentido (obviamente, ésta es una generalización... hay gente arrogante y cálida en todas las clases sociales)
Es una cuestión de temperamentos: unos miran más al interior y otros al exterior.
Cuando vos mirás una persona buena aislada, con sus confusiones mentales simples y su falta de información general, lo bondadoso predomina y es agradable estar con ella.
Pero cuando están todos juntos en una plaza apoyando a alguien corrupto, que los lleva de las narices hasta allí debido a su inocencia desprevenida, su cualidad energética cambia porque están siendo usados. Ya no predomina la energía de cada persona buena, sino la energía del gran corrupto, de la ideología malvada.
Y eso se siente hasta en las fotos.

sábado, octubre 21, 2017

El recurso político de la "tribalización" explota la tendencia natural de proteger al débil




La tribalización es un recurso muy recurrido por quienes quieren construir una parcela de poder.
"Somos diferentes de los otros, y los otros nos han oprimido por demasiado tiempo ya"
Esta es la esencia.
Es el discurso básico que empleó un austríaco en una cervecería de Munich delante de unas docenas de loquitos y que años más tarde terminaría en una carnicería mundial.

Actualmente se usa para crear nuevos nacionalismos reivindicativos, y lo cierto es que la táctica sigue funcionando de lo más bien.

La simpatía por los débiles es, en muchas personas, instintiva y automática y los políticos explotan esta veta inagotable.

Queremos ver a los boxeadores más débiles ganar al fuerte.
En los mundiales de fútbol la gente simpatiza con Costa Rica y no tanto con Alemania.
En la guerra contra Chechenia, Rusia es el antipático porque es el poderoso; pero si la guerra fuera contra USA la tendencia sería a simpatizar con Rusia porque USA es superpoderoso. Y así.

Y esto no es desde ahora, sino que viene desde hace mucho: David es bonito y simpático y Michelangelo le hace una estatua; Goliath es feo y antipático y es caricaturizado.

Hay grandes sectores de la población que no están dispuestos a ver que a veces los débiles también se equivocan, o que se puede ser débil y malvado al mismo tiempo. Y viceversa: les resulta absurdo pensar que el poderoso pueda ser bondadoso y correcto... "¿millonarios buenos? No me hagas reír."

Quizás sea por una cuestión genética, o quizás por condicionamiento cultural, o por tantas pelis de Hollywood donde los débiles buenos se oponen al fuerte malvado y siempre ganan... o una mezcla de todo eso, pero lo cierto es que funciona como un condicionamiento muy activo de la que la gente no es consciente en absoluto, y que los políticos y sus agencias de propaganda explotan muy bien.

Y ojo que no estoy diciendo que no haya poderosos malvados ni débiles buenos, que estos casos también se dan, obviamente. Y en abundancia.